Sorprende a veces encontrar términos casi homófonos que, aparentemente alejados en su significado, incluso en su etimología o historia, puedan reflejar de una forma semejante situaciones de la vida.

Resultado de imagen para pandemia

Este es el tiempo que nos ha tocado vivir y nuestro mundo de opulencia, de orgullosa evidencia científica, descreído de las religiones, se encuentra, como las culturas y civilizaciones del pasado, a merced de las nuevas Pandemias, de gérmenes nuevos, parientes de otros viejos.

Resultado de imagen para la peste

De nuevo, como en las historias del pasado, la población asiste atónita a la evolución de los acontecimientos mientras los responsables no paran de hacerse cruces, de señalar responsables externos o de tratar de poner puertas a la mar, con medidas de contención.

Cuando una enfermedad afecta a un número de casos superior a los previstos se denomina epidemia, sea o no contagiosa. La obesidad o la diabetes son epidemias que se extienden por nuestro mundo y no son enfermedades contagiosas.

Resultado de imagen para la dama de las camelias

La tuberculosis, la viruela, el sarampión o la parotiditis sí son contagiosas, pues generaron muchos casos epidémicos, más de los previstos, entrando como zorros en un gallinero en aquella población, siendo un azote brutal en tiempos pasados, hasta que la humanidad, la ciencia y las vacunas consiguieron su control y, en el caso de la viruela, su erradicación.

El término pandemia se acuñó para definir la aparición de una enfermedad en múltiples territorios por encima de lo previsible, con gran afectación de la población y gran severidad.

Resultado de imagen para mapa pandemia

Estamos pues en una situación de pandemia que no puede dejar de inquietarnos pues, como repetimos hasta la saciedad, la salud afecta a toda la población y, como integrantes de ella que somos, a los profesionales también, y no solo como problema profesional, sino por nuestra prioritaria condición humana. Todos podemos enfermar y todos vamos a morir, pero cuando llegue nuestro momento y no antes.

John-milton.jpg

El otro concepto de semejante apariencia fue acuñado por John Milton, ensayista y poeta de principio de siglo XVII. Milton, próximo a las ideas liberales y parlamentarias en tiempos de transición en la monarquía británica y con la muerte sin descendencia de Isabel I y el cambio de dinastía a los Estuardo, se plantea el dilema del bien y del mal, y la pérdida de bienestar al abandonar el paraíso (“El paraíso perdido”).

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/8d/William_Blake%2C_The_Temptation_and_Fall_of_Eve.JPG/800px-William_Blake%2C_The_Temptation_and_Fall_of_Eve.JPG

Cuenta la historia de Adán y Eva, su relación con Dios y el Diablo, y el papel de éste como elemento distorsionador de un equilibrio donde Dios era la figura central no discutida y Lucifer se rebela, poniendo en entredicho su autoridad y convenciendo a Adán y Eva para desobedecerle, acarreando la aparición del sufrimiento, el dolor y la muerte.

En ese contexto, la capital del infierno, el lugar donde se concentra el mal y todos sus representantes, se bautiza como Pandemonium.

Resultado de imagen para pandemonium

Ese pandemónium, cúmulo de todos los males, parece solaparse a la Pandemia como un único concepto, a caballo entre enfermedad y mal y nos arrastra a todos como arrasaría un Tsunami.

Resultado de imagen para tsunami

Pese al gran avance de la Virología (sección de la Microbiología que estudia los virus o parásitos de otros hasta la aniquilación de estos últimos) nos encontramos hoy en día como en los albores de esta ciencia, cuando Pasteur, Yersin, o Koch se afanaban en el estudio y descripción de los gérmenes que diezmaban la población y los mecanismos de transmisión de las enfermedades.

Resultado de imagen para pasteur

En estos momentos difíciles cabe pensar en otras figuras no menos relevantes de nuestra tradición judeo-cristiana, como Noé que, alertado por Dios, se preparó para afrontar un gran cataclismo, se recluyó con su grupo familiar en un entorno cerrado y realizó un acopio de vituallas y de lo necesario para reiniciar al pasar la tempestad (40 días según la tradición).

Resultado de imagen para noe

Esperemos que cada uno en nuestro arca, seamos capaces de capear con éxito el “Estado de Alerta” en el que vivimos autoconfinados y que, transcurrido el periodo de ciclo-génesis, una paloma, traiga en el pico una ramita de olivo o un trocito de brócoli indicando que las aguas han vuelto a sus cauces.

Resultado de imagen para paloma paz

Publicado por Dr. Alfonso Vidal

Director de las Unidades del Dolor del Hospital LA LUZ (Madrid) y del Hospital SUR (Alcorcón, Madrid). Grupo QUIRÓNSALUD Profesor de Dolor en la Univ. Complutense Madrileña

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: